PURO AMOR

Un marinero que contemplaba un largo tramo en el mar, incluyendo la posibilidad de no volver a casa nunca más, se tatuaba un corazón para mantener a sus seres queridos cerca, para llevarlos siempre consigo y demostrar su amor por ellos. Muchas veces podía leerse sobre ellos la palabra “mamá”, el nombre de su amada o una frase con un significado especial.