Zapatos

La herramienta indispensable de todo bailarín son unos buenos zapatos, con suela que resbale bien para hacer súper slides y que sean comodísimos, para bailar horas y horas hasta morir. Inspirados en los Oxford blancos y negros de toda la vida y en los de tacón acordonados de los años 40.